1. Escapada a la montaña con mi madre (VI)


    Fecha: 23/11/2022, Categorías: Incesto Autor: Edipo14, Fuente: CuentoRelatos

    ... jugar un poco conmigo-
    
    -¿En serio me vas a hacer esto? Joder mira cómo estoy.
    
    -Venga no seas tonto que no será para tanto jeje. Ale voy a ducharme, nos vemos abajo -decía mientras me daba un piquito y se reía-.
    
    ¡Mi madre estaba jugando conmigo! Me había despertado con una de las mejores mamadas del mundo para después dejarme a medias. Esto no podía quedar así, si quería guerra, tendría guerra. Decidí no acabarme la paja para así guardar reservas, me duché y bajé a la cocina para desayunar. Ahí encontré a mi madre haciendo unas tostadas para los dos. Llevaba bikini nuevo el cual nunca le había visto, súper sexy, con un tanga que dejaba casi todo su culo al aire y una parte de arriba con forma de triángulos la cual apenas le conseguía sujetar las tetas.
    
    -¡Hola cariño! Ven siéntate que estoy preparando el desayuno.
    
    -¿Qué hay para desayunar mamá?
    
    -Pues estoy haciendo unas tostadas con tomate.
    
    -Mmm qué pena, a mí me apetecía más otra cosa -mi voz comenzaba a sonar juguetona-.
    
    -Vaya hombre. Bueno ¿pues no querrás que las tire no? Jajaja.
    
    -No tranquila, me las comeré luego, ahora quiero comerte a ti.
    
    -Iván cielo debemos echar un poco el fren...
    
    No le dio tiempo a acabar la frase cuando me acerqué por su espalda para darle la vuelta y plantarle un buen morreo. Sabía que a mi madre le gustaban los besos tanto o más que a mí, por lo que eso la calentaría bastante. Estuvimos besándonos un par de minutos, parando sólo para mirarlos a los ojos, coger aire y seguir juntando nuestras húmedas bocas. Rato después la agarré del culo para subirla a la encimera de la cocina, para seguido abrirle bien las piernas y comenzar a masturbarla por debajo del tanga, todo esto claro mientras seguíamos dándole a la lengua.
    
    Comencé a notar la entrepierna de mi madre más que encharcada, por lo que decidí pasar al plato fuerte. Fui bajando mientras le besaba cada rincón de su cuerpo, el cuello, las tetas, el ombligo, todo eso para llegar a ese rico manjar. Le aparté el tanga con una mano sin llegar a quitárselo, para poner degustar ese rico coño. Estaba tal cual la noche anterior, rojito, hinchado y bien jugoso, por lo que no esperé ni dos segundos y comencé a comérmelo con ansia.
    
    -Mmmm... dios cariño, sí que te gusta comerle el coño a mami eh...
    
    -Y a ti que te lo coma, ¿a que sí?
    
    -Aggghhh, cómo no me va a gustar que me hagan una cerdada tan rica cómo esta... Pues claro que me gusta. ¡Me encanta! Mmm...
    
    -Pues yo sé de algo que te gusta aún más -a la vez que le lamía el clítoris, le metí un par de dedos, ya que sabía que eso la volvía loca-
    
    -JOD... ER... Dios nene tu sí que sabes lo que le gusta a mamá... Sí así así, méteme bien esos deditos -decía mientras se masajeaba las tetas, pellizcándose los pezones muy suavemente-.
    
    -Mmmm...
    
    -Ufff... Sí... Hazme acabar amor... Haz que mami se corra...
    
    -Mmm... ¿te vas a correr para mí?
    
    -Aggghhh... Sí cariño... Me corro, me corroo...
    
    En ese momento me separé y me senté ...
«1234...9»