1. Perla, la dueña de la tienda


    Fecha: 23/11/2022, Categorías: Hetero Autor: Golozo69, Fuente: CuentoRelatos

    Tenía rato sin escribir y hoy vengo a contarles un nuevo relato. Todo empezó hace unos meses, en el fraccionamiento donde vivo hay una tienda cerca, casi siempre voy a comprar cosas cuando ocupo cocinar algo y ya no tengo en la alacena. La tienda la atiende una señora llamada Perla, tiene 52 años que no aparenta esa edad, es bajita de estatura, piel blanca, pelo rubio, tetas no muy grandes pero atractivas, un culo redondo y unas piernas marcadas. Lo que tiene esta señora es que siempre viste sensual, pantalones muy pegados, blusas escotadas, shorts muy cortos, vestidos cortos y provocativos. Siempre se ha dado a respetar pese a su manera de vestir, la verdad que ya tenía rato dedicándole algunas pajas pensando en ella.
    
    Lo que hice fue buscarla en Facebook, lo cual la agregué y me aceptó. Empecé a platicar con ella, temas normales, después las pláticas fueron subiendo de tono, pero siempre con respeto.
    
    Ya pasando los días fui a la tienda y la saludaba de beso en el cachete y le daba pequeñas caricias en la mano cuando le pagaba lo que consumía.
    
    Volvimos hablar por Facebook y ya comenzamos hacernos preguntas sobre sexo. Como que posición te gusta? Te gusta el sexo oral? Arriba o abajo? Y cosas así subidas de todo eso me prendía y tenía que ir hacerme una paja, después seguimos con las fotografías calientes, la verdad tenía muy buena concha se le veía de color rosada y un buen clítoris, en sus tetas se marcaban las venas color verde.
    
    La invité a salir a dar la vuelta, ella accedió pero solo quedo en dar la vuelta y tomar unas cervezas, pasamos muy bien la noche. Después yo iba a la tienda y ya me quedaba más tiempo con ella platicando, pero no accedía a tener relaciones. Llegó un día que ella llevaba un vestido muy corto, yo llegue la saludé y le di un beso en la boca, ella me correspondió, pero luego se separó y me dijo que podrían vernos los clientes por lo que la moví atrás del mostrador, le agarre la cintura y le empecé a besar el cuello hasta bajar a sus piernas, me metí debajo del vestido, y comencé a bajar un calzón amarillo de encaje pude ver su gran concha e iba devorármela, comencé a pasarle mi lengua por sus labios vaginales después de un rato le daba lamidas a su clítoris, comenzaba a mojarse su concha y ella comenzaba a disfrutar del sexo oral, abría más sus piernas, con una mano agarraba mi cabeza y la sostenía en su vagina, yo seguía lamiendo y metiendo mi lengua en su vagina, ella se recata gana en el mostrador disfrutando.
    
    Llegó una persona a comprar yo solo me acomodé para que no me fuera a ver pero seguía mamando su vagina, ella disimulaba los gemidos que salían de su boca, trataba de contenerse, pero no podía por rato soltaba tremendos suspiros, se acercó el cliente a pagar y ella estaba retorciéndose estaba teniendo un orgasmo, yo disfrutaba del líquido que salía por su vagina, el cliente le preguntó:
    
    Se siente bien.
    
    Perla: me me siento ahhh, de ma maravilla
    
    Cliente: la noto un poco agitada y sus ojos se ...
«12»