1. Diana mi vecina


    Fecha: 23/11/2022, Categorías: Sexo con Maduras Autor: iccs, Fuente: SexoSinTabues

    Todo comenzó hace 4 años con Diana una vecina que para sus 40 años y 2 hijos tiene un cuerpo que muchos desearían.
    
    Diana es una señora no muy alta ni gorda, pero con cuerpo que mas de uno deseaba, unas tetas un poco grandes y un trasero enorme y delicioso, cabello castaño y piel canela.
    
    Yo por mi parte soy un poco alto, piel canela y un poco grueso con un pene de 15 cm, pues todo comenzó en una de mis salidas al trabajo en las cuales siempre me la topaba cuando iba a dejar a sus hijos a la escuela, yo la saludaba y ella a mi, todo parecía normal hasta que un día nos topamos cuando ella regresaba de dejar a sus hijos de la escuela y entablamos una conversación y terminamos programando una salida para conversar y tomarnos algo.
    
    Llego el sábado el día de la cita con mi vecina a lo cual la esperé en una discoteca del centro yo había salido del trabajo y la estaba esperando tomándome una cerveza hasta que la vi llegar tan hermosa que me dieron ganas de follarla en el mismo instante, se sentó a mi lado y la saludé con un beso en la mejilla y pidió una cerveza y comenzamos a hablar, ella me atraía mucho ese escote que cargaba dejaba ver gran parte de sus tetas ricas, me acerque a ella y le di un beso en la boca a lo cual correspondió mientras que con una mano le tocaba las piernas, así seguimos hablando hasta que en un descuido de ella le besé los senos y ella me lanzó una sonrisa picara y al ver esto la invité a un hotel cercano.
    
    Yo no aguantaba las ganas de meterle mi verga y la tenia bien parada ella lo noto y aceptó inmediatamente, fuimos al hotel a lo que entramos a la habitación la abrace por detrás y le apreté las tetas ella se dio la vuelta y me besó apasionadamente, le saqué la ropa poco a poco hasta dejarla desnuda, me la trepé encima y le mamé las tetas y le apretaba las nalgas ella después me desnudo y me llevó a la cama se me puso en cuatro y me pidió que la penetrara y sin pensarlo dos veces lo hice, le mandé mi verga en esa vaginota mojada la culie bien duro y la nalgueaba mientras le metía toda mi verga y ella gemía como toda una puta de ahí la puse de misionero y se lo metí y la culiaba bien rico y le mamaba las tetas y la besaba, era hermoso escucharla gritar mi nombre mientras le metía mi verga al rato se puso de lado y le metí la verga en la vagina, asi estuve un buen rato dándole verga hasta que ambos tuvimos un orgasmo yo quería terminarle adentro, pero con su vagina me apretó la verga y no me dejaba terminar hasta un momento que ya no resistió mas y ambos terminamos en el mismo instante descansamos un rato de ahí fuimos a la ducha y ella me mamaba la verga mientras nos duchábamos me limpio la verga con su lengua y se dispuso a ducharse y ahí la cojí contra la pared y le volví a meter la verga por la vagina hasta terminarla y volver a dejarla llena de semen
    
    Es mi primer relato y espero que les haya gustado como fue la primera vez con una mujer mayor 
«1»