1. El mejor mes de mi vida (segunda parte)


    Fecha: 16/11/2022, Categorías: Transexuales Autor: erikatv, Fuente: RelatosEróticos

    Erika 02: El mejor mes de mi vida (continuación).
    
    En mi relato anterior les conté como, después de mucho tiempo de no estar con ningún hombre y llevada por las ganas, me atreví a intentar algo con Jorge, el ex-novio de mi compañera de apartamento, durante las vacaciones de mitad de año de la universidad. A pesar de mis miedos, todo terminó saliendo muy bien, y no sólo descubrí que a Jorge lo atraían mucho los hombres con apariencia andrógina o femenina, y pude vestirme para él, sino que además terminamos teniendo una espectacular faena de sexo y pasión.
    
    Siguiendo con la historia, después de que Jorge se viniera dentro de mí y me hiciera alcanzar un tremendo orgasmo anal, nos tomamos un momento para recuperar un poco el aliento. Mi miedo de que me rechazara después de superada la primera pasión se había desvanecido, y él seguía dándome besos apasionados y tratándome como toda una nena. Nos limpie a ambos con el pañuelo que había sacado de mi bolso, ya que no quería manchar el mueble, volví a ponerme mi tanga rosa frente a él, para que viera como se me metía entre las nalgas, y me senté a su lado, recostando mi cabeza en su hombro. Nos quedamos en silencio durante un par de minutos, hasta que finalmente él habló:
    
    -Eso fue increíble mami, por fin cumplí mi fantasía. De ahora en adelante vas a ser mi mujercita… Bueno, si tú quieres… ¿te gustaría ser mi novia?
    
    -Claro amor, tu novia, tu amante, tu hembra y todo lo que tú quieras. Recuerda que tú me quitaste la virginidad anal, así que ahora soy toda tuya. Quiero hacer de todo contigo.
    
    -Dame unos minutos para descansar mamacita, y te prometo que te sigo haciendo ver estrellas.
    
    -No te preocupes, descansa todo lo que quieras, yo también necesito un rato para reponerme, todavía me tiemblan las piernas de esa clavada que me diste. Además, no hay afán, apenas son las ocho y tenemos toda la noche por delante, por no decir todo un mes.
    
    -¿Todo un mes?
    
    -Sí, todo un mes. No pienso irme de vacaciones a mi casa y Raquel no vuelve hasta dentro de más de un mes. Así que tenemos el apartamento para nosotros dos solos por todo ese tiempo… ¿Qué te parece si comemos algo?
    
    -Yo lo único que quiero comer es ese culito tuyo tan rico mami.
    
    -Tranquilo, el postre viene después de la comida. Y te tengo preparado algo especial…
    
    No dije nada más para dejarlo intrigado, y me fui a la cocina a preparar algo rápido, aunque primero pasé por el cuarto de Raquel para cambiarme al falda, ya que la que tenía puesta estaba muy manchada de semen por ambos lados. Escogí otra minifalda, también rosada, pero de licra, y mucho más ajustada. Después, cuando ya estaba cocinando, no puede evitar pensar en lo que estaba pasando en ese momento y sentirme realizada como mujer: estaba totalmente vestida de nena y maquillada, preparando comida para un hombre que acababa de darme una clavada fenomenal. Era el sueño de mi vida hecho realidad, y aunque no sabía cuánto tiempo iba a durar, decidí que iba a disfrutarlo todo ...
«1234...»