1. La putita traviesa domada. Parte 3


    Fecha: 09/11/2022, Categorías: Transexuales Fetichismo Primera Vez Autor: Lolapaulascorpio, Fuente: xHamster

    Así estaba yo frente a mi novia cuando terminó de juguetear conmigo a feminizarme. Creo que consiguió un buen resultado. Yo me sentía toda una nenaza y ella me miraba con cara de malévola cuando me mando a la habitación de sus padres para darme otra sorpresa m;as.
    
    Imagínense ustedes por otra parte, y permitan que abra este pequeño paréntesis antes de continuar, que esta era la ropa de mi novia y que ella salía a pasear conmigo mas o menos así vestida. Una gozada para todos los ojos libidinosos que se cruzaban con su imagen.
    
    Bien, pues me dispuse a darme la vuelta para ir al cuarto de sus padres y así lo hice.
    
    - Que bien camina mi nena - dijo - veras lo bien que nos lo vamos a pasar. jijiji
    
    Entre en el cuarto y ¡Sorpresa! Sí que lo fue.
    
    En cuanto encendí la luz me encontré a una señorita que estaba tumbada en la cama boca abajo. Era una mujer alta y fuerte, con unas poderosas piernas que movía sin parar y que empezaban en sus taconazos y acababan en un precioso y duro culo respingón. Era guapísima también y me miraba con ojos penetrantes. Me dijo:
    
    - Hola nena. Pareces sorprendida.
    
    Yo, efectivamente estaba muy sorprendida, claro. Y muy cortada y avergonzada, y mi novia, que venía detrás de mí preguntó:
    
    - ¿Te gusta mi amiguita?
    
    - Pues claro que sí. Es increíble. ¿Y a qué se debe todo esto? - seguí preguntando yo
    
    - Vamos a jugar las dos un ratito contigo ¿quieres? - me preguntó su amiga
    
    - Mi amiga necesita que le hagas un favor - dijo mi novia. -Tienes que levantarle el ánimo porque está un poco triste ¿tú crees que podrás?
    
    - Claro que sí - balbuceé yo.
    
    De momento, me encontraba con dos magníficas hembras que querían jugar con una amiguita especial. No me lo habría imaginado ni en el mejor de los casos. Y la puta que había en mí se estaba desbocando por momentos. Yo ya no la podía controlar y tampoco quería. Estaba muerta de vergüenza, totalmente superada por la situación, pero al mismo tiempo excitada y esperando a que mis dos señoritas empezaran a disponer de la situación a su antojo. Era lo que siempre había deseado y se estaba cumpliendo mi sueño.
    
    - Venga, pues a empezar a levantarle el ánimo a mi amiga, zorra.
    
    Eso fue lo que acto seguido en tono imperativo ordenó mi novia.
    
    Al tiempo, su amiga se dio la vuelta y abrió las piernas
    
    Me quedé nuevamente sorprendida y con la boca abierta. Debajo de su tanga una gran verga sobresalía por el lateral.
    
    No sabía que hacer, esto era demasiado para mí. Hice un ademán de irme y un intento de decir que no iba a pasar por ahí, pero mi novia me empujó y dijo otra vez con voz esta vez más imperativa:
    
    - Que se la chupes puta. Venga.Y no quiero escuchar ni una palabra tuya.
    
    Me entraron ganas de llorar. Como una nena tonta casi se me saltan las lágrimas. Yo no había visto así nunca a mi novia. Y su amiga esperaba con las piernas abiertas y una media sonrisa como diciendo: es lo que toca nena...
    
    Me sentí nuevamente superada y tras el empujón y la orden de ...
«12»