1. El culo de Carmen me hizo adicto al sexo anal


    Fecha: 30/09/2022, Categorías: Anal Autor: mario1, Fuente: RelatosEróticos

    Les voy a contar una historia real que tuve con una chica que se llama Carmen, esto tuvo lugar ya hace tiempo cuando era un adolescente, mi nombre es Carlos, actualmente tengo 42 años, en ese entonces mi madre tenía una farmacia por el rumbo del metro la raza en la Ciudad de México, en aquel tiempo mi madre decidió contratar una persona que le ayudara por las tardes a atender el negocio para que se pudiera concentrar en otros asuntos, para esto contrato a una chica, Carmen, ella era un chica blanca de 24 años, era guapa de cara, pelo largo rizado, tenía buenas tetas y también un culo pequeño pero bien redondito, mi mama me había pedido que le ayudara a ella en la farmacia después de hacer mi tarea, yo iba a la secundaria por la mañana, realmente como todo adolescente me fastidiaba tener que trabajar en la tarde en lugar de estar en la calle con mis amigos, Recuerdo que la primera vez que vi a Carmen me cayó mal, tenía cara de enojona y era muy seria, además de que no le di importancia de trabajar con ella, así pasaron unas semanas en que apenas nos dirigíamos la palabra, ella se dedicaba a atender a los clientes y solo me pedía ayuda para sacar cajas y arreglar los estantes, un día paso que llovió fuerte en la mañana y ella llego con el pantalón mojado de las pantorrillas, llego y se pasó a la parte de atrás, yo me quede en el mostrador, pero me di cuenta que atreves del estante de las medicinas podía ver lo que estaba haciendo, ella se quitó el pantalón de mezclilla que traía mojado y allí fue la primera vez que vi a una mujer desnuda, ella traía un calzoncito verde agua que se le metía entre sus nalgas, de ver esto mi pene se paró, a partir de esto algo cambio en mi mente y empecé a ver a Carmen como una mujer deseable, estaba viendo su rica cola cuando ella volteo repentinamente, se dio cuenta que la estaba viendo, yo me quite de inmediato del lugar donde estaba y me quede quieto, ella salió después de 5 minutos, llevaba puesta solo la bata en lugar de su pantalón, el cual dejo secando en el baño, no me dijo nada de lo que había pasado y yo me hice el que no pasó nada también, pero a partir de este momento, cada que podía le veía su trasero y sus tetas, ella también cambio su actitud pues ya me hablaba más, yo también y cuando me pedía algo del trabajo o un favor siempre lo hacía de buena gana, así nuestra relación cambio y pasamos a ser amigos, ella me comento que ella vivía en Neza un municipio del estado de México y que el día que llego con los pantalones mojados de las piernas es que en su casa estaba inundado y tuvo que mojarse para llegar, también me dijo que otro se había beneficiado de su desgracia en alusión a mí y nos reímos, sabía que yo le había visto su cola, Un día que llevaba un vestido delgado estábamos trabajando y como el pasillo era estrecho accidentalmente le di una arrimón y pude sentir por un par de segundos esas ricas nalgas que tenía, fue la primera vez que sentí el cuerpo de una mujer, le pedí disculpas y ella me dijo ...
«1234...»