1. Un intercambio en Acapulco


    Fecha: 25/09/2022, Categorías: Anal Primera Vez Voyerismo Autor: ILUSIONS, Fuente: xHamster

    Hace dos semanas fuimos mi marido y yo a pasarnos tres días a
    
    Acapulco, para relajarnos y descansar un poco del exceso de trabajo en que
    
    estamos inmersos. Bueno, también para pasarnos unos días placenteros Llegamos el
    
    viernes como a las once de la mañana, nos dirigimos a un hotel de la costera,
    
    nos instalamos y decidimos darnos un baño y bajar a la alberca. Nos bañamos con
    
    calma, yo procedí a depilarme, ya que tengo mucho pelo, las piernas, el área del
    
    bikini, etc. Cuando mi esposo se estaba rasurando me vio por el espejo y me
    
    dijo, ¿no te gustaría que te rasurara todo? Yo le dije que si el estaba
    
    dispuesto yo también. Más tarde en contestarle que él en acercarse a mí con la
    
    espuma y la maquina de afeitar. Me abrió las piernas y procedió a quitarme todo
    
    el pelo. Yo me sentía excitada, porque mientras me rasuraba me acariciaba y me
    
    decía que le encantaban mis labios, a mi sinceramente no me gustan tanto, pero a
    
    él si.
    
    Después me pidió que me diera vuelta para quitarme todos los
    
    pelitos cerca de mi ano, me rasuro casi completamente, excepto unos pocos en la
    
    parte de arriba de mi rajita, me limpio con mucha delicadeza, me acerco un
    
    espejo y me dijo ¿qué te parece el higuito?. Yo me reí, porque en realidad
    
    parecía un pequeño higo colgando, ya que tengo los labios un poco grandes.
    
    Después de limpiarme, me los empezó a chupar sin tocarme otra parte de mi
    
    cuerpo. La sensación era excitante y cuando con su lengua toco mi botoncito me
    
    vine casi inmediatamente. El se separó de mi, me dio un beso, procedió a
    
    vestirse para ir a la alberca, dejándome toda caliente. Yo me acaricié mi
    
    desnudo coño y confirme lo que ya presentía, nos pasaríamos unos días muy
    
    cachondos. No era la primera vez que me depilaba casi totalmente, pero la
    
    sensación era como si lo fuera, me sentía superdesnuda.
    
    Me puse un traje de baño de dos piezas discreto, pero el
    
    hecho de que mis labios estuvieran directamente en contacto con la tela, me
    
    hacían sentir como si todo el mundo se diera cuenta de que estaba con el coño
    
    depilado. Estuvimos un par de horas en la alberca, tomando el sol y uno que otro
    
    trago. Subimos a nuestra habitación a darnos un baño y vestirnos para ir a
    
    comer. Una de las cosas que más me gusta de estar en la playa es que una se
    
    puede vestir con ropa muy ligera y ponerse muy sexi. Ese día me puse un vestido
    
    floreado de tirantitos, más o menos corto, sin nada debajo, y unas sandalias de
    
    tititas. Me sentía excitada, sobre todo porque sentía mis labios como nunca y a
    
    pesar del vestido yo me sentía desnuda.
    
    Llegamos al restaurante y estaba a reventar, por un momento
    
    dudamos en quedarnos, pero decidimos que si ya estábamos ahí, pues esperaríamos.
    
    Nos anotamos en la lista y yo me senté en una banca, junto a una chica que de
    
    inmediato me empezó a hacer la plática. Resulto que era de Barcelona y como yo
    
    había estado en esa ciudad un par de veces, pues teníamos ...
«1234...»