1. La mamá de mi amigo es prostituta (3)


    Fecha: 22/09/2022, Categorías: Sexo con Maduras Autor: blackbird, Fuente: SexoSinTabues

    Mis encuentros con Olga, la mamá de Angelo, fueron discretos.
    
    Nuestro medio de comunicación es por mensajes y ella, que tiene mucho cuidado en esto, borra los mensajes esporádicamente para que su marido no los leyera.
    
    Una noche de fin de semana salí de fiesta con un grupo amigos.
    
    Hicimos las previas en un bar para luego irnos a una discoteca.
    
    La pasamos bien durante toda la noche, bailamos y bebimos mucho.
    
    Usualmente a las 4 am varios locales empiezan a cerrar, al menos es así en la zona donde fuimos a tomar.
    
    Caminamos mucho, dando vueltas por la zona, en busca de algo para comer ya que teníamos mucha hambre.
    
    Para ser sincero, en esa zona hay muchos sitios para ir a comer solo que las chicas no se decidían qué era lo querían comer.
    
    Finalmente entramos en un sitio donde pudimos calmar el hambre.
    
    Aun faltando poco para amanecer, nos despedimos para que cada uno se fuera a sus respectivos hogares.
    
    Algunos se fueron en grupo y otros no, como yo.
    
    Caminando solo por una avenida me dieron muchas ganas de coger, así que tuve la osadía de escribirle a Olga, ya que sabía que ella estaba trabajando y nunca le había escrito a tales horas.
    
    Al rato me respondió y me dijo que ya estaba por salir, pero que estaba cansada.
    
    Como estaba algo mareado le insistí para encontrarme con ella, sin embargo, ella ponía excusas.
    
    Luego de tanto insistir, aceptó.
    
    Quedamos en vernos en un punto donde hay varios hostales, pero la muy puta me dijo que tenía que pagarle el taxi si quería que estuviera conmigo y como estaba muy caliente en ese momento pues acepté.
    
    Llegué antes que ella al lugar, el cielo estaba perdiendo sus colores oscuros.
    
    Luego de varios minutos se detiene un taxi y de éste bajó una mujer voluptuosa, era Olga, tenía el cabello amarrado, llevaba maquillaje, que por cierto le beneficia bastante, vestía tacones altos y un gran saco negro que le llegaba hasta las rodillas.
    
    Pagué el taxi y tomé de la mano a Olga y caminamos hacia un hostal.
    
    -¿Por qué me escribes tan tarde? – preguntó algo enojada.
    
    -Quería verte – respondí, a lo que Olga me miró por unos segundos.
    
    -¿Estas borracho, verdad? Te pasas.
    
    Estoy cansada y a ti no te importa.
    
    Entramos a un hostal, pagué por un cuarto y subimos a la habitación.
    
    Al estar dentro de la habitación abracé a Olga por detrás mientras tocaba todo su cuerpo, la calentura me dominaba.
    
    Ella se quitó el saco negro y dijo que primero se iba a bañar.
    
    La esperé desnudo en la cama con una erección que no se calmaba, me moría por cachármela y los minutos que ella llevaba duchándose parecían horas.
    
    Salió desnuda con una toalla en la cabeza y se metió en la cama conmigo, le besé los pechos y con una mano le tocaba su conchita.
    
    -No seas tosco porque estoy sensible.
    
    – dijo ella.
    
    -¿Trabajaste mucho?
    
    -Sí, tuve muchos clientes.
    
    Vino un tipo que la tenía enorme, con él fue algo complicado.
    
    – respondió
    
    -Entonces habrás sacado mucho.
    
    –dije ...
«123»