1. Alexa


    Fecha: 22/09/2022, Categorías: Zoofilia Autor: Anónimo, Fuente: RelatosEróticos

    ... dejandome a mi en la mitad y me penetrara, quería hacerlo así pero me pareció muy chico para alcanzar mi vagina a esa altura. Preferí entonces hacerlo de esta manera pero en el suelo, tomé dos almohadas y me acosté sobre ellas, incité al perro para que se acercara a mi y el lo hizo, acomodé sus patas una a cada lado de mi.
    
    Elevé mi cintura buscando el contacto entre su pene y mi vagina hasta que se dio, tenía mis piernas abiertas y sentía como mis genitales tocaban su pene y como al separarse era un poco pegajoso, aunque aun no acertábamos en la penetración el perro constantemente hacía el movimiento rápido que los caracteriza. Tuve que agarrarle el pene y dirigirlo para que entrara, cuando lo tome sentí esa bola que se les forma, lo acomodé donde tenía que ser y aun sosteniendo el pene con mi mano sucedió la primera penetración.
    
    Muy despacio hacia adentro y muy despacio hacia fuera, lo solté y el continuo, pero su ritmo era muy acelerado, trate de relajarme, me recosté y permití que siguiera pero me empezó a incomodar era demasiado rápido para mi gusto, entonces volví a tomar su pene, lo sujeté alrededor solo con los dedos índice y pulgar y continué la penetración pero despacio, me gustó sentir su pene dentro de mi cuerpo, sabiendo que era un animal el que estaba dentro de mi, incrementé el ritmo conforme más me excitaba, hasta que fue suficiente rápido para soltarlo y dejar que él lo hiciera solo, fue el mejor momento, sentí un orgasmo y tuve siempre la mirada fija en él, sentí varios orgasmos mas pero después fue como si mi grado de excitación comenzara a descender. Esperaba que eyaculara pero no ocurría, entonces decidí cambiar de posición.
    
    Lo obligué a alejarse un poco de mi y tan pronto lo hizo me puse en cuatro patas, nuevamente me excité bastante y el se colocó en posición sin yo tener que darle alguna señal para llamar su atención. Pero no consiguió penetrarme, tuve que acomodar nuevamente su pene en la dirección adecuada, esta vez fue mucho mas fácil, lo acomodé y siguió con el alto ritmo, me relaje, deje mis codos contra el piso, baje la cabeza y disfrute su agilidad sentí como su bola empezó a aproximarse pero no me preocupé, no era tan grande, la proximidad siguió aumentando hasta que estuvo en el limite y entró, a pesar de que el perro se movía muy rápido, sentí que la bola entró despacio, poco después su ritmo comenzó a disminuir hasta quedarse quieto, se dio la vuelta y quedamos engarzados.
    
    Si yo hubiera querido sacar su pene y su bola en ese momento no habría tenido problemas, esperé hasta que eyaculó y fue bastante agradable, me quede en esa posición hasta que su bola se desvaneció y él saco su pene, cuando lo hizo algo de semen chorreo, él se dedico a lamerlo dejándome bien limpia. Fue entonces cuando di por terminada mi aventura. Me dirigí al baño, me duche sin mojarme el cabello y me fui a acostar.
    
    Les recomiendo que lo hagan, es muy chévere.
    
    Adios….:) 
«123»