1. ¡Me corro contigo, papá!


    Fecha: 21/09/2022, Categorías: Incesto Autor: Kiko, Fuente: CuentoRelatos

    A ver cómo lo cuento, pues empezando por el principio. Un domingo por la tarde estábamos mi amigo Federico y yo en el monte debajo de un pino huyendo de las putas restricciones, sin mascarilla ni hostias. Federico fumaba sus ducados y yo, a morro, le ayudaba a vaciar la botella de Coca Cola que había rellenado con vino blanco de su bodega. Me dijo:
    
    -... Lo que te voy a contar que no salga de aquí.
    
    En broma, le dije yo:
    
    -¿Mataste a alguien?
    
    -Casi me matan a mí. ¡A polvos!
    
    Federico hacía más de cinco años que quedara viudo, así que pensé que me la estaba metiendo doblada. Fui a por él.
    
    -¿La hermana de la zurda, la hermana de la derecha o las dos?
    
    -Mi hija.
    
    Esas dos palabras me dejaron anonadado.
    
    -¡¿Carmen?!
    
    -¿Tengo otra hija?
    
    -¡¿Te la follaste?!
    
    -M folló ella a mí.
    
    Aquella historia me interesaba, ya que alguna paja me hiciera pensando en la hija de mi amigo.
    
    Carmen tenía 32 años y estaba separada de su marido, era morena, de estatura mediana, tetuda y nalgona, sus ojos eran marrones, su boca pequeñita... estaba para coger pan y hacer sopas. Le dije:
    
    -Cuenta, cuenta, cuenta.
    
    -Te cuento. Ayer a la tarde fui a su habitación para decirle que quedara sin tabaco y la encontré sentada frente al ordenador. Iba a mirar una película. Al salir el título: "Tarzán", me animé y me acerqué, pero cuando vi el nombre del protagonista, reculé.
    
    -Fijo que no era Jhonny Wessmüller.
    
    -No, era Rocco Siffredi.
    
    El nombre del actor me sorprendió.
    
    -¡Coñooo! El rompe culos
    
    -El mismo. No sé cómo, pero mi hija me había oído llegar. Me preguntó:
    
    -¿Quieres mirar conmigo una película de Tarzán, papá?
    
    -Qué película ni que hostias, esa es la versión porno de Tarzán.
    
    Se dio la vuelta en la silla giratoria y vi que estaba vestida.
    
    -"Película es. ¿Tienes miedo a mirar una película porno con tu hija? ¿Qué podría pasar? Lo máximo sería que nos hiciéramos una paja juntos!"
    
    -¿Eso te dijo? Si parece una mosquita muerta.
    
    -Parece, pero es una leona en celo.
    
    -Ya no será para tanto.
    
    -Lo es, lo es.
    
    -¿Y tú que le contestaste?
    
    -¡Menuda pieza saliste! Cuando acabes de mirar esa cosa vete a buscar tabaco que quedé sin él.
    
    -"Cagado -dijo-. Eres un cagado. Si con la que está cayendo a lo peor el mes que viene ya estamos los dos muertos."
    
    -Tenía razón, pero enrollarse con una hija no lo veía ni un poco bien, por eso le dije: Puede que sí, pero moriré con la conciencia tranquila.
    
    -"Y los huevos llenos de leche."
    
    -Tenía razón de nuevo, pero me fui para la sala y me puse a mirar la película que daban en la Paramount. Mirándola la sentí decir: "¡Dame, dame, dámela en la boca, dame, fóllame duro...", y muchas cosas más, algunas obscenas, muy obscenas. Dos veces sentí cómo se corría mi hija, pues lo anunciaba por todo lo alto. Me estaba provocando. El primer día que viene a vivir conmigo y la que montó.
    
    -¿Cuándo entregaste la cuchara?
    
    -Cuándo la polla me pidió coño a gritos, en ese momento eché el ...
«123»