1. Rose Mary (Capítulo 3)


    Fecha: 20/09/2022, Categorías: Dominación / BDSM Autor: Peralta, Fuente: CuentoRelatos

    Al día siguiente fui otra vez a su casa, eran las 8 de la mañana. Yo apenas había dormido pensando toda la noche en lo que había hecho con Rose Mary, veía la grabación una y otra vez, sobre todo la parte en que tenemos el orgasmo y nos fundimos boca con boca metiéndonos las leguas hasta el fondo de la garganta (si, ella también).
    
    Ella me abrió la puerta medio dormida, en short y remera. En cuanto me vio ya se dio cuenta de mis intenciones, pero estaba resignada, se limitó a callar y yo tomé la iniciativa entrando a su departamento.
    
    -Hola Rose Mary, lo que hicimos ayer me gustó mucho, y yo sé que a vos también. Si pensás lo contrario te muestro el video para que veas la cara de placer que tenías. (me encantaba humillarla). Voy a ser claro contigo, me gustas mucho y de ahora en más quiero que me obedezcas. Vas a estar a mi disposición las 24 horas del día, vas a poder hacer tu vida normal pero cuando yo te diga que quiero algo vas a tener que complacerme. Para que veas que no soy un mal tipo, voy a hacer esto con vos durante un mes y después de ese tiempo te voy a dejar libre para que sigas con tus cosas y no vas a saber más de mi. Cualquier cambio que quieras hacer en tu vida diaria me vas a tener que pedir permiso, de ahora en más de casa al trabajo y del trabajo a casa. Si aceptás esto que te propongo, te prometo que nunca te voy a hacer nada que te lastime y vas a sentir mucho placer, si no lo aceptás voy a enviar nuestros videos a todos los que te conocen, todo Asunción te va a señalar como puta. Aceptás?
    
    - Si – dijo después de tomarse unos minutos entre lágrimas.
    
    - Bueno, ahora que nos entendimos quiero que te pares ahí mientras yo me saco la ropa.
    
    Ella se paró enfrente de su sillón y yo me saqué el jean y la remera que tenía lo más rápido que pude hasta estar totalmente desnudo (la noche anterior tuve la delicadeza de afeitarme los genitales para que a ella no le moleste). Ella miraba al piso, entonces le dije:
    
    - Mirá acá (apuntando mi pija), mirala bien porque esta te va a dar mucho placer, así que tenés que mimarla mucho.
    
    Me senté en el sofá y me empecé a masturbar mirándola fijamente, ella me miraba trabajar en una mezcla de resignación y curiosidad. Mientras yo me acariciaba le dije:
    
    - Sacate la remera.
    
    Ella me hizo caso, no llevaba corpiño así que sus lindas tetitas quedaron paraditas como mirándome. Luego le dije que se saque el short y luego su bombachita. Quedó toda desnuda enfrente mío y noté que ya no llevaba ese vello púbico que tenía el día anterior.
    
    - Veo que te depilaste, de ahora en más no te vas a depilar hasta que yo te lo diga.
    
    Mientras yo seguía masajeándome el pene ya duro como el acero le dije que se acerque hasta donde estaba yo. Me quedé sentado y la atraje hasta quedar parada enfrente mío entre mis dos piernas. Tenía su conchita a la altura de mi cara, así que empecé a lamerle la pancita mientras le acariciaba las tetas con mis dos manos. Ella cerraba los ojos, yo seguía con mi trabajo ...
«1234»