1. Entregando a Lorena 47


    Fecha: 20/09/2022, Categorías: Sexo con Maduras Voyerismo Sexo en Grupo Autor: aristurman, Fuente: xHamster

    Una noche de primavera, Lorena y yo recibimos una invitación para asistir a una fiesta privada. Nos dijeron que era de alto nivel y además de alto contenido sexual; así que no lo dudamos ni por un instante.
    
    El lugar se hallaba a menos de media hora de viaje desde nuestra casa.
    
    Al llegar nos instalamos en un pequeño hotel donde habíamos hecho reservaciones para un par de días.
    
    Lorena se bañó y se preparó para la fiesta. Se había comprado ropa muy sugerente. Me confesó que se encontraba volando de calentura y esperaba mucho de esta fiesta…
    
    Cuando la vi vestida, me dieron ganas de cogerla; pero ella me rechazó, diciendo que quería reservar sus ganas para la fiesta…
    
    La mansión donde se desarrollaría la fiesta era un lugar espectacular.
    
    Nos recibieron muy bien y nos dieron un recorrido.
    
    Tenía ocho habitaciones privadas, varios salones comunes; otros privados y baños con hidromasaje.
    
    En una de las salas comunes habían varias parejas cogiendo entre sí; todos estaban desparramados sobre la alfombra, varios sillones y hasta una enorme mesa de algarrobo. Algunas de las mujeres exploraban a gusto su bisexualidad, lamiendo tetas, bocas y conchas con sus lenguas, lo cual era algo bastante excitante para ver…
    
    Lorena y yo continuamos el recorrido y abrimos una puerta donde una luz tenue dejaba ver una cama bastante grande, pero lo que vimos dejó a mi esposa con los ojos bien abiertos. Enseguida pude ver que Lorena llevaba su mano a la entrepierna, como si se hubiese sentido repentinamente excitada por lo que veía allí en esa habitación…
    
    Cuatro hombres estaban cogiendo a una sola mujer. Le hacían chupar sus vergas, le daban por delante y por el culo, mientras ella aullaba y gritaba, entre el placer y el dolor. Era una escena realmente muy caliente…
    
    Cuando quise retirarme, Lorena me retuvo tomándome una mano. La llevó a su entrepierna, levantando su falda. Mis dedos entonces sintieron la humedad que traspasaba su pequeña tanga de seda negra.
    
    Mi mujer estaba muy caliente y no podía quitar la vista de esa mujer que gozaba mientras cuatro tipos usaban y abusaban de su cuerpo…
    
    Uno de los hombres se dio cuenta del estado febril de mi esposa y extendió su mano, invitándola a acercarse a la cama, donde esa mujer desconocida estaba siendo intensamente cogida.
    
    Mi esposa pareció dudar, pero enseguida salió de ese estado de hipnosis y aferró mi mano, susurrándome que saliéramos de allí…
    
    Cerramos la puerta y continuamos el recorrido; pero yo estaba seguro de que Lorena había quedado fascinada con lo que había presenciado allí…
    
    Después de recorrer toda la mansión, nos quedamos en una sala donde había muy poca luz, pero bastante gente de ambos sexos.
    
    Nos acercamos a una barra para pedir unos tragos y nos pusimos a conversar con otra pareja que practicaba el intercambio.
    
    Ellos nos explicaron un poco cómo era todo y muy pronto la charla giró a un matiz puramente sexual.
    
    A pesar de la poca luz pude ver que el flaco ya había ...
«1234»