1. Extraño sueño


    Fecha: 16/09/2022, Categorías: Dominación / BDSM Autor: Anónimo, Fuente: RelatosEróticos

    ... cuello y me coloqué tal cual me dijo. Empecé a notar cómo con suavidad desplazaba el filo de su navaja por mi espalda. Con sumo cuidado realizaba grandes círculos, luego fue reduciendo el diámetro de los mismos como si dibujase una espiral. Posteriormente repitió el mismo juego en mi culo y, finalmente, entre mis nalgas. Mientras procedía de tal manera me dijo:
    
    - Prefieres que te ate o vas a ser una chica buena.
    
    - Voy a ser buena, muy buena te lo prometo.
    
    - Ok, probemos a ver si es verdad que vas a ser tan buena como dices. Procura no despegar la cabeza de la cama ni hacer ningún movimiento extraño. Abre las piernas y quiero que permanezcas inmóvil mientras sigo explorando tu bello cuerpo.
    
    Cerré los ojos y con el cuerpo tensionado me quedé petrificada. Sentía como lentamente olfateaba mi cuerpo, dando pequeños lametones aquí y allá. Sus manos empezaron a recorrerlo con mucho tacto y delicadeza. Con la mano izquierda abierta y los dedos desplegados como las patas de una araña, recorrían mi espalda, culo y nalgas, apenas rozando mi piel. Cuando se cansaba volvía a hacerme círculos con la navaja. No sé cuánto tiempo estuvo alternándose así, pero su forma de proceder hizo que las lágrimas se fueran secando y que yo fuera relajándome poco a poco hasta entrar en un estado de semisopor, que se vio alterado cuando sentí su lengua en mi sexo. Comenzó a lamerlo y succionarlo, primero con mucha tranquilidad, luego fue aumentando el ritmo. A pesar de lo violenta que era la situación, mi cuerpo no pudo resistirse ante tales estímulos e inevitablemente empezó a sentir placer. Un placer que fue aumentando conforme avanzaba el sexo oral que de forma magistral me practicaba el intruso. Cuando quise darme cuenta me encontraba contoneándome al ritmo que él marcaba con su boca, hasta que me sobrevino un orgasmo de campeonato.
    
    - Muy bien putita, te has portado muy bien y veo que has gozado a lo grande. Ahora me toca a mí. Date la vuelta que voy a follarte como nunca te han follado en tu vida. Procura cerrar los ojos, y no quiero que los abras hasta que yo te lo diga.
    
    No me había repuesto del tremendo orgasmo cuando mi cabeza procedió a resetearse de forma inmediata para intentar analizar la situación. Enseguida se me vino a la cabeza la posibilidad de contraer una ETS o quedarme embarazada. Mientras escuchaba como procedía a bajarse sus pantalones no paraba de darle vueltas al asunto, no sabía cómo decírselo ni que reacción podría provocar en él, finalmente le dije:
    
    - Por favor, usa protección, no quiero quedarme embarazada. Hay preservativos en la mesilla de noche, si quieres coge uno.
    
    - Veo que estás en todo putita. No te preocupes que no soy tan tonto como para dejar rastro de mi ADN que pueda delatarme. Yo traigo un condón.
    
    Escuché como rasgaba un sobre. En ese momento, aprovechando que se encontraba entretenido, entreabrí mínimamente los ojos y observé cómo se agachaba para guardar el sobre, ya vacío, en uno de los bolsillos del ...