1. Extraño sueño


    Fecha: 16/09/2022, Categorías: Dominación / BDSM Autor: Anónimo, Fuente: RelatosEróticos

    Me despierto sobresaltada por un sueño extraño, perturbador. Volvía de correr completamente empapada en sudor, entré en el portal de mi bloque, atravesé el vestíbulo y llamé el ascensor. Cuando llegó se abrió la puerta, me introduje en él y marqué el piso nº 5. El ascensor completó el trayecto y se paró, se abrieron las puertas y salí al descansillo. Introduje la llave en la puerta, giré las dos vueltas a la izquierda y cuando me disponía a entrar en mi casa, escuché a mi espalda abrirse la puerta de las escaleras. Un hombre vestido de oscuro y con pasamontañas me abordó, me agarró del pelo y me empujó dentro de mi vivienda. Se colocó a mi espalda, y poniéndome una navaja en el cuello, con voz aspera y profunda me dijo:
    
    - ¡Sssssss………, si valoras algo tu vida no se te ocurra gritar!.
    
    Me quedé completamente inmóvil. En un impulso de valentía aunque con voz compungida le dije:
    
    - ¿Qué quieres? Si buscas dinero no tengo en casa, tampoco tengo nada que pueda ser de valor.
    
    Como respuesta me dio un fuerte tirón del pelo, luego lo soltó y rodeando mi cintura con esa misma mano me apretó contra él. Rápidamente pude sentir que estaba completamente excitado. Su miembro presionaba mi cuerpo y su mano izquierda comenzó a bajar hasta llegar a mi pubis, haciendo aún más presión contra su cuerpo.
    
    - No te preocupes por eso, no quiero tu dinero, ni vengo precisamente a robarte.
    
    Las piernas empezaron a fallarme. Las lágrimas empezaron a brotar de mis ojos.
    
    - ¡No me hagas daño por favor!
    
    - ¡Sssssss…….., no es esa mi intención. Llevo tiempo planeando esto y no voy a ceder en mi empeño por que me lloriquees como una niña pequeña, así que presta atención: Si gritas o haces algún movimiento violento, te rebano el cuello como a un pollo. Por el contrario, si colaboras y te dejas hacer, todo pasará rápido y me marcharé como he venido, sin que te des cuenta.
    
    - ¿Qué es lo que prefieres muñeca?
    
    - Colaborar, colaborar.
    
    - Bien, bien……….., eso está muy bien.
    
    Respiró profundamente cerca de mi cuello y lamió la zona posterior de mi oreja derecha diciendo:
    
    - Me encanta cómo hueles, el sudor es fresco y suave. Seguro que tu sexo huele aún mejor. Ahora quiero que muy lentamente, y sin hacer ninguna tontería que puedas lamentar, te quites el cinturón donde llevas el móvil, el pantalón de deporte y tus braguitas, y lo dejes todo en el suelo.
    
    Gimoteando fui deshaciéndome de todas esas prendas. Al terminar, él con su mano izquierda me quitó la camiseta de deporte, luego intentó también hacer lo mismo con el sujetador pero, al ser de deporte y estar más ajustado, se le resistió bastante.
    
    - Quítatelo o te lo corto con la navaja, ¡Tú misma!
    
    Procedí a quitarme el sujetador y me quedé completamente desnuda.
    
    - Muy bien, muy bien, lo estás haciendo muy bien. Ahora vamos a tu habitación y no quiero que hagas ninguna tontería.
    
    Recorrimos el pasillo y al llegar a mi cuarto me ordenó que me tumbara en la cama boca abajo. Apartó la navaja de mi ...
«1234»