1. El señor de la renta I


    Fecha: 13/09/2022, Categorías: Transexuales Autor: Sandra24, Fuente: SexoSinTabues

    Hola, mi nombre es Sandra, tengo 24 años, y la experiencia que quiero relatarles me sucedió hace un par de meses.
    
    Yo era un chico normal, hasta que un día me puse una tanga de mi madre color amarillo que hacía resaltar mi hermoso y gran culo moreno claro, y me quede tan excitado que supe que me gustaba vestir de mujer, y luego supe que me atraian las vergas.
    
    Cada que mis papás salían de la ciudad yo aprovechaba para meterme al vestidor de mi madre y robarle su ropa.
    
    Somos casi de la misma talla, auqneu no me da pena decir que yo lleno más la ropa.
    
    Sus tangas me aprietan un poco, sus medias casi las reviento y sus faldas me hacen ver como una reina y a la vez como la mejor d elas putas.
    
    Tengo un gran cuerpo, muy nalgona, soy delgada, y las piernas las tengo gruesas.
    
    Recuerdo bien el día que cambió mi vida.
    
    Mis padres salieron de casa, regresarían en dos semanas pues viajaron a un país de latinoamerica.
    
    Mis hermanos ya no viven aquí, la casa iba a ser totalmente mía por dos semanas.
    
    Podía vestirme todo lo que quería, tomarme fotos y contactar maduros por grupos de chat, aunque sabía que no me acostaria con nadie, aun no estaba lista.
    
    Nunca me había vestido fuera de casa.
    
    Desde el primer día salí a comprar algo de ropa, pues queria cosas nuevas, algo para mi.
    
    Regresé, me duché y me depilé para poder estrenar a gusto.
    
    Compre una botella de vino y comencé a tomar mientras me pintaba las uñas, manos y pies de color salmón, resaltaban mi tes morena clara.
    
    Con la emocion de estar sola en casa habia olvidado que mis padres me habian dejado el dinero para pagar la renta a Don Octavio.
    
    Era el último día para pagarle, me pidieron que por favor no lo olvidara ya que era un viejito gruñon que si nos pásabamos de un día nos cobraba más impuestos.
    
    A mi me caía mal aquel hombre, pero me parecía muy varonil.
    
    Era calvo, solo tenía cabello a los lados muy canoso.
    
    Era moreno oscuro.
    
    Siempre rasurado.
    
    Usaba jeans con botas y una camisa siempre abierta que le dejaba ver algunos bellos en el pecho igualmente canosos.
    
    Estaba por llegar a los 60 años aproximadamente.
    
    Me probé mucha lencería ese día, pero también me compre vestidos ajustados al cuerpo que dejaban ver una gran figura y sobre todo un esplendido trasero.
    
    Me dejé un vestido color salmón para que hiciera juego con mis uñas, una medias del mismo color pero mas claras, tacones negros, un collar y me perfumé toda como si fuera a salir.
    
    Casi me terminaba la botella y estaba algo mareada y lista para comenzar a buscar hombres de mi agrado por el chat y quizá si tenía suerte, darles un pequeño baile por skype.
    
    Encendia el computador cuando escucho que tocan el timbre.
    
    Me puse algo nerviosa, me asomé por la ventana y vi a Don Octavio.
    
    Maldcicion, no me acordaba.
    
    Quise cambiarme rápido pero vi que el estaba subiendo a su camioneta para irse asi que abrí la ventana y le grite que esperara.
    
    El yo creo que me confundió con mi madre así ...
«123»