1. MI VIDA II


    Fecha: 12/09/2022, Categorías: Transexuales Autor: concepcion, Fuente: SexoSinTabues

    CAPITULO II
    
    Después de esa, y de muchas noches y momentos en los que, en la intimidad de alguna habitación, me entregaba a él, y a esa pasión que me envolvía, sin pensar, al menos en esos momentos, en las consecuencias, llegando a considerar la ilusión de ser realmente una mujer, acercándome más en casa a mi madre y hermanas, así como a familiares femeninos, y en la escuela hacia amigas, a fin de entenderlas y ser, al menos en esos fugaces momentos, la perfecta amante y esposa de mi adorado hombre, y amarlo, cuidarlo en los momentos que estuviéramos juntos; el, por su parte, además de amante y marido, empezó a auxiliarme en las tareas escolares, haciendo que cada vez tuviera más éxito en la escuela, y a aconsejarme de cómo llevar la relación en completa discreción, a fin de que nadie se enterara de ella, aunque siempre me quede como, no sé si definirlo así, desadaptada, y haciendo que creciera más y más cada día, mi admiración y amor hacia él,
    
    Entre los muchos sentimientos que también empecé a experimentar fue la envidia y la frustración de no ser realmente una mujer, ya que al ir creciendo, no se definían, como yo hubiera querido, las líneas femeninas en mi cuerpo, y, sobre todo, por el hecho de no poder darle un hijo, lo que me hubiera realizado como mujer.
    
    Todo parecía marchar de maravilla, cada que veía a mi hombre, era entregarnos a una pasión por demás perturbadora y, a la vez, maravillosa, sin considerar ya más nada que el amor que nos profesábamos, hasta que una noche, después de amarnos, el me da una noticia que me impacto y me hizo llorar… Mi tía, su esposa, estaba embarazada¡¡
    
    En un principio, lo tome con alegría, dado que era también mi anhelo, y viéndolo feliz, yo fui feliz con él, pero pronto me invadió el coraje y la tristeza, los momentos que pasábamos juntos fueron cada vez mas esporádicos, debido a su trabajo y a que debía atender a su esposa, a la que ya consideraba mi rival, y, comencé una etapa en la que tuve relaciones con muchos chicos de mi edad, incluidos algunos primos, y con personas maduras, convirtiéndome así, en una verdadera, no se si poner la palabra tal como es, zorra, solo que buscaba el cariño y el amor que me estaba, según yo, empezando a faltar.
    
    No sé, amigas, si les pasa lo que a mí, que el nombre de una persona, nos queda grabado en la vida, asociándolo a eventos y situaciones que vivimos, tanto buenas como malas y marcándonos en forma permanente.
    
    En esta etapa, un tanto promiscua, conocí a un muchacho en la escuela que, literalmente, me movió el piso, teniendo, para colmo, el nombre de mi amado tío.
    
    Al empezarlo a tratar, tuvimos un gran acercamiento, en forma un tanto casual, ya que al estar en el mismo salón de clases, llegamos a formar equipos de estudio, trabajando ya sea en su casa o en la mía, y tomando el la responsabilidad de cuidarme de la maldad de los demás compañeros y de hacerme que fuera lo más varonil posible.
    
    Yo, emocionada, le correspondía con detalles como ayudarle ...
«123»