1. No es que le gustara la verga... #1


    Fecha: 04/09/2022, Categorías: Tabú Voyerismo Primera Vez Autor: Arandirelatos, Fuente: xHamster

    ...es que necesitaba de macho.
    
    La había estado grabando por unos segundos y ella aún no se había dado cuenta. Marisela, distraídamente, se ocupaba de sus propios asuntos en su celular, así que no había puesto sus ojos en el chiquillo que estaba a unos metros de ella.
    
    Él la deseaba, vaya que la deseaba; pese a su edad (o quizás justo por ello), cada que la veía sentía una mezcla de sensaciones que nunca antes había experimentado. Tan intensas que no sólo le aceleraban el corazón y le erectaban la verga, sino que le hacían expeler un líquido que manchaba sus pantalones.
    
    Era por ello que él la
    
    stalkeaba
    
    , para sentir ese regustillo que la mujer le provocaba. No se conformaba con verla diariamente en clase, la seguía después de la escuela. Aquél trataba de no ser visto, sin embargo...
    
    “¿Edmundo...?”, preguntó la maestra cuando por fin lo reconoció entre los otros pasajeros.
    
    “Ven”, luego le dijo. El otro, pálido por verse sorprendido, fue totalmente sumiso y se sentó junto a ella.
    
    —¿Qué hacías? —le preguntó.
    
    —Nada.
    
    —Cómo que nada. Te vi, me estabas grabando, ¿no es así? A ver —y le tomó el celular a su joven alumno.
    
    De esta manera la maestra Marisela vio la grabación que de ella había hecho aquel escolar.
    
    —Pero ¿qué pretendes? —dijo, viéndolo de forma tal que el otro sintió un sudor frío a lo largo de su espalda y bajó la mirada.
    
    Como el chico se quedó callado, Marisela siguió hablando:
    
    —No debes grabar a las personas sin su permiso.
    
    Edmundo asintió, esperando que todo quedara ahí.
    
    Pero, para su sorpresa, al seguir navegando por los medios del aparato, la maestra encontró otras grabaciones suyas de distintos días.
    
    —Oye, pero esto... oye esto ya es demasiado —dijo mientras veía que su alumno la grababa hasta en plena clase y caminando por los corredores de la escuela; poniendo especial énfasis en las nalgas y piernas de la profesora—. Esto no está bien, creo que voy a tener que reportarte Edmundo. Esto es...
    
    Edmundo tragó saliva al ver que...
    
    —Pero ¡¿qué es esto?! —exclamó la indignada maestra cuando dio con lo que tanto temía el muchacho.
    
    «Debí haberlo borrado»
    
    , pensó aquél, queriendo desaparecer de ahí en ese instante, pero era demasiado tarde.
    
    En las imágenes podía verse a la profesora, no sólo desnuda, sino, además, en cuatro y siendo penetrada por un hombre. Un hombre alto, moreno y quien no era su esposo, pues Edmundo; al igual que todos en la escuela; bien conocía al Director del colegio, el esposo de la maestra Marisela. Así que ese que la ayuntaba en la grabación, en definitiva, no era su marido.
    
    —¡¿Dónde conseguiste esto?!, ¿eh? ¡¿Dónde...?! ¡¿De dónde lo sacaste?! —gritó aquella, zangoloteando al pobre chico y por tanto llamando la atención de los otros pasajeros a su alrededor.
    
    Dándose cuenta de lo que estaba provocando, Marisela tomó al muchacho y se bajó del vagón en cuanto pudo.
    
    Minutos más tarde, maestra y alumno conversaban en un ámbito más privado, pues la ...
«1234...»