1. Clases de piano


    Fecha: 03/09/2022, Categorías: Sexo con Maduras Primera Vez Tabú Autor: beatlemmanuel, Fuente: xHamster

    Desde hace 3 generaciones la escuela ha sido el modo de sustento en mi familia, mi abuelo fue maestro, varios hermanos de él también, mi papá y mis tíos lo fueron y ahora tocaba mi turno seguir con la tradición familiar, las recomendaciones que mi padre dio ayudaron mucho a que consiguiera empleo pronto, lo único malo es que ese empleo no se me otorgó en la ciudad, como yo hubiera querido, mi plaza se dio en una pequeña provincia, esas donde van los que son castigados o viven por allá. Tampoco se me dio como maestro propiamente, la plaza era de maestro de música; afortunadamente aprendí a tocar varios instrumentos musicales, propios de las escuelas, como la guitarra, la flauta dulce, el piano, entre algunos.
    
    Al llegar a la provincia me sentí tan sólo, no conocía a una sola persona, caminaba por la terminal de trenes mientras veía a los demás platicar entre si y recibir o ser recibidos por alguien, ese no era mi caso, estaba sólo con mi alma. Pregunte a los primeros lugareños donde podía hospedarme, ellos algo desconcertados me dieron la dirección de una posada; llegue a ese lugar y me presente con la dueña, la cual me dijo el precio semanal y las reglas del lugar. Me acomodé en mi habitación, trate de relajarme y descansar, pues al día siguiente me presentaría en la escuela con la directora.
    
    Al día siguiente me trasladaba a la escuela, iba ensimismado viendo a través del cristal de la ventana, cuando algo llamo mi atención, en una estación subió una mujer acompañada de dos niñas de entre 10 y 9 años, iban pegadas a ella, la mujer de algunos 30 años tenía un vestido color oscuro, plisado que le llegaba a la mitad de la pierna, iba cubierto con un guardapolvo color claro, que no dejaba disimular su cuerpo, porque podía ver unas piernas torneadas, la armonía que hacían con sus caderas, su estrecha cintura y su generoso busto; los tipos también la veían, se la comían con la mirada, los mismo que a sus pequeñas hijas; ellas iban vestidas con unos vestidos suaves en color propios de la edad, a pesar de eso se veían hermosas… antojables; yo iba sentado a 3 metros de ellas; en cierto momento nuestras miradas se cruzaron, cabe decir que soy un tipo bien parecido, nunca he tenido problemas para ligarme a alguien, nos estuvimos viendo con miradas cruzadas fortuitas y en una de ellas ella me sonríe y agacha su mirada, en otro cruce de miradas yo le correspondí con una sonrisa de saludo; conforme se fue llenado el transporte ellas se fueron desplazando hasta casi quedar cerca de mí, aproveche el momento para ofrecerle mi asiento, como un caballero que soy.
    
    ‐ Gracias—dijo con un tono amable mirándome directo a los ojos
    
    ‐ Por nada, siento solo poder ofrecerle un asiento ya que ustedes son tres
    
    ‐ No importa, ellas se pueden sentar juntas y además en la estación de san Fernando nos bajamos, yo me quedo de pie
    
    ‐ ¿San Fernando?
    
    ‐ Si
    
    ‐ Esa también es mi estación
    
    ‐ ¿A donde te diriges? Perdón por mi atrevimiento ¿A dónde se dirige ...
«1234...154»