1. PERRITA CRIOLLA


    Fecha: 29/08/2022, Categorías: Zoofilia Autor: Anónimo, Fuente: SexoSinTabues

    Si bien las perras no es mi especialidad no quiere decir que no lo haya culiado con caninas, el animal tiene algo más de dos años y ya tuvo una camada en diciembre del año pasado, desde entonces por instrucciones mías cuando estuvo en celo se dejo en el canil encerrada mientras se inyectó para evitar que quedara preñada, igualmente no copulara con los de su especie, sin embargo después de ocho meses desde el miércoles de la semana pasada entró en celo nuevamente, me di cuenta porque estaba agachado en el canil echándole comida y la perra me agarro por las caderas como si me fuera a montar, estaba juguetona, su vulva estaba iniciando a hincharse y varios perros merodeaban asimismo con una cauchera los saqué corriendo, con total disimulo me la llevé para adentro de la casa, le acaricié externamente la raja, la perra se quedó quietita hizo la cola para un lado y se agazapaba, me dio una parola intensa, me excite demasiado pero me dio terror porque podía verme las otras personas que habitan conmigo, cuando me reincorporé la perra corría por todo lado y trataba de jugar conmigo, yo tenía ganas de clavarla ya, pero tuve que parar y esperar el momento oportuno, luego la encerré en el canil.
    
    En la noche como a las nueve, salí al pasillo y como no había luces encendidas en la casita donde vive los cuidanderos, fui al canil saqué la perra y con pedazos de salchicha hice que me siguiera, con total discreción me metí a la habitación y la perra siguió detrás mío.
    
    Una vez adentro cerre puertas y ventanas, corrí cortinas y encendí una lampara de mesa con luz tenue, sin esperar más me puse a acariciar su vulva, la perra se puso rígida e hizo la cola para un lado, estaba bien dispuesta y realmente si deseaba ser penetrada, seguí frotando otro poco e inicie a masturbarla con mi dedo, cuando con mi dedo la frotaba ella misma culeaba solita y le temblaban las patas, que sensación más rica sentir lo dilataba y lubricada que estaba, me desvestí totalmente quedando mi pene bien expuesto, para evitar una eyaculación prematura me puse un retardante llamado RINO y espere que hiciera efecto, mientras tanto seguí calentando al animal a punta de dedo, Cuando percibí que había hecho efecto el RINO paré la perra sobre la cama, me puse de pie acerqué su vulva a mi pene, acomodé la cabeza de mi verga bien dentro del capullo e inicie a introducirlo, cuando se abría paso mi verga la perra pegaba unos apretones tenues, se lo había enterrado un poco menos de la mitad cuando no me lo dejo avanzar por las contracciones que tenía, pego unos brincos y se puso a jugar, me unté un poco de saliva y reinicie nuevamente, cuando se lo estaba metiendo hice vaivenes consecutivos logrando hundírselo hasta la mitad, con la saliva note mucho más suave, pero percibía muy estrecha su vulva, la tome como lo hacen los perros y haciendo presión con empujones rápidos logré abrirle paso a mi palo y sin más desapareció mi verga dentro de su capullo, la perra pujo durísimo y trato de chillar, ya ...
«123»