1. ENCOXCANDO METRO HISTORIAS DEL METRO


    Fecha: 29/06/2017, Categorías: Anal Sexo con Maduras Autor: AXCED, Fuente: xHamster

    Siempre que salgo de trabajar me la paso viajando por varias líneas del metro con el único afán de manosear nalgas de mujeres jóvenes-
    
    Mis favoritas son las adolecentes estudiantes de prepa y después las universitarias.
    
    Así que aquella tarde andaba de cazeria esperando a que pasara una
    
    [email protected]
    
    culona para seguirla y subirme junto con ella para manosearla y lo bueno era que en esa línea del metro siempre va hasta la madre de gente.
    
    Pero no veía nada bueno hasta que los ojos se me llenaron de luz cuando vi pasar a una culona bien arreglada con saco y pantalón de vestir bien ajustado de color negro, asi que caminé detrás de ella hasta llegar al andén y observarla con mas detalle, yo me la pasaba mirándole el culo con suma discreción, no chinguen !!!!! que pinche culote tan mas delicioso se cargada esa perra, la nena se la pasaba hable y hable por su celular y así me di cuenta que era abogada, eso me excitó como demonio, le calculé alrededor de 24-27 años ya exagerando y tampoco era una belleza pero tenia una carita bastante simpática, pero sinceramente su profesión y su porte me intimidó un poco.
    
    Cuando íbamos abordo del metro yo me sentía inseguro, cuando la escuché decir que era abogada se me hizo como una "diosa" asi que me estuve aguantando las ganas de manosearla y eso que su culo estaba totalmente disponible pero además el metro aun no se llenaba lo suficiente, eso me emputó mucho ya que el pinche metro debió haber venido mas pinche lleno y otras veces bien que viene hasta la madre de gente.
    
    Bueno total me pasé 3 estaciones sin ponerle un dedo encima, durante ese recorrido el metro se llenó un poco mas y ahora si la abogada y yo quedamos mas pegados.
    
    Osea no quedamos pegados asi exactamente uno detrás del otro, yo quedé "detrás de ella" pero no con tanta precisión, solo medio cuerpo mio estaba detrás de esa licenciada, pero con eso tenia suficiente, la verdad no pude aguantarme las ganas y decidi a tallarle sus nalgas con el dorso de mi mano, siempre aplico esta maña, le di ligeros roces con demasiada delicadeza y ya podía disfrutar la deliciosa suavidad de sus nalgas.
    
    Pero después retiré mi mano un rato, dejé pasar una estación y luego volví a tallarle sus nalgas con extremada discreción favorecido con el movimiento del metro.
    
    Su pantalón de vestir bien ajustadito me permitía acceder a toda la redondez de sus nalgas y la tela delgadita de ese pantalón me brindaba un tacto exquisito, los roces cada vez se volvían mas consistentes y la licenciada parecía aun no darse cuenta de lo que pasaba, pero con ese pantalón tan ajustado como chingados no va a sentir esos roces en sus nalgas?
    
    Me volví a detener y dejé de frotarla un rato mas, yo estaba temblando de alegría y bien excitado, además con la presión de que esta mujer es abogada y no sabia si continuar o dejar de manosearla.
    
    Pasaron 2 estaciones y la nena no se bajaba, y yo pues ni hablar, con la debida precaucion me aventé a darle otros roces y fue ...
«12»